viernes, 14 de noviembre de 2014

domingo, 2 de noviembre de 2014

Instrucciones para no apunarse

"El secreto para que no te apunés es el estómago vacío, Soledad. Y líquido, líquido. Por ahí, te podés llevar unas galletitas de agua. Pero vos olvidate de eso, Sole, olvidate, no te va a pasar nada. Es hermoso. Cuando salís de Purmamarca, todos esos cerros de azufre, espectacular, después, cuando empezás a subir la Cuesta de Lipán… calculá, vos empezás a subir, vas viendo la Cuesta… nooo, eso no tiene precio. Llegás a los 4170 metros, ahí tenés que sacar fotos, después bajás a las Salinas Grandes, es hermoso, Sole. Vale la pena como de acá a la China. Pero te aconsejo: tratá de ir con el estómago vacío. Claro, si yo me como cuatro platos de locro, me tomo dos vinos y después me hago una coqueada, voy a sentir una mejoría. Porque es digestiva y adictiva la coca. Adictiva para el que se acostumbra, ¿viste? Pero no sirve para la altura. Eso yo lo aprendí con un guía peruano que estaba dando un curso hace muchos años. Él ha dicho «la coca no es para la puna». Aparte es más fiera que yo la coca. Vos acordate, mamita, el estómago vacío. Ese es el secreto: es-tó-ma-go-va-cí-o".

(palabra de Tito, el taxista jujeño que me llevó desde el aeropuerto de San Salvador de Jujuy al centro de la ciudad, un día de agosto de 2012)